Profesional posgraduado en administración

19 de febrero de 2010

Desafíos del Nuevo Intendente de Tarapacá

El triunfo de la Coalición por el Cambio a través de la candidatura de Sebastián Piñera y la nueva designación de la autoridad regional de nuestra Región de Tarapacá trae consigo una serie de desafíos cuyas expectativas son parte de la Comunidad Regional, las que se pueden dividir en tres aspectos, tales como: sociales, productivas y de gestión:

• Sociales: se refiere a las tareas que no logró resolver la Concertación, especialmente todo lo relacionado con la insuficiencia de la capacidad de prestación de servicios de salud, deficiencia en el sistema educacional regional, alto nivel delictual y drogadicción.

• Productivos: la deficiencia del encadenamiento regional asociado al sector minero, lo que está muy distanciado de lograr un clúster de calidad y competitividad mundial. La insuficiencia de infraestructura vial para interconectar el puerto con Zona Franca, la carencia de la infraestructura vial internacional en el tramo Huara - Colchane y la baja calificación de la mano de obra existente en la región lo que ha sido ampliamente reclamada por diversos sectores productivos, especialmente por la minería y también por algunos sectores de servicios.

• De gestión: en términos de alta dirección regional es fundamental evaluar si el delineamiento de lo que se ha gestionado como diseño de la Estrategia Regional es compatible con la Visión de Gobierno del programa del Presidente electo Sebastián Piñera. Lo ideal sería que la gestión del Ejecutivo Regional se inicie con un delineamiento estratégico claro y concreto como carta de navegación y evitar lo que ocurrió en los últimos cuatro años en el Gobierno de la Concertación el que no logró concebir un Plan Estratégico, especialmente cuando se separó de la Región de Tarapacá las provincias Arica y Parinacota.

En cuanto al equipo de gestión se deberá enfrentar el proceso de reclutamiento y selección de las autoridades de primera y segunda línea de mando, los que deberían estar asociados a las competencias de las personas seleccionadas y evitar caer en la tentación del cuoteo de partidos de la Coalición por el Cambio. Situación que afectó enormemente la eficiencia y efectividad del equipo regional del último gobierno, caracterizado por una alta rotación de autoridades, decepcionando a la opinión pública regional. Para que esta situación

no se repita se deberá ser muy riguroso en la selección de las autoridades dado que la mínima rotación de autoridades traerá consigo la decepción de la comunidad regional.

A su vez, se deberá implementar una cultura de trabajo de alto compromiso, motivación y, especialmente, el tener una conciencia de servicio público de servir más que de ser servidos por el simple hecho de ser autoridades. Más aún, los cargos de confianza política tendrán que demostrar una mayor productividad que los funcionarios de carrera para lograr la legitimidad desde el punto de vista del liderazgo de sus colaboradores en el contexto de las unidades de servicios que dirigirán. En otras palabras, como señaló el Presidente electo en forma figurativa un gobierno "con mucho músculo y muy poca grasa".

No hay comentarios.: