Profesional posgraduado en administración

28 de marzo de 2009

Rol de Estado de Chile en la crisis económica actual


Muchas personas se extrañarán que el Estado de Chile ha poseído un rol muy distinto en esta crisis comparado con lo que ha hecho el gobierno de los EE.UU., este último ha generado una serie de auxilios económicos a diversas empresas de distintos sectores industriales para evitar su quiebras económicas, entre ellas se puede mencionar Citi Group, General Motors, etc.


En cambio, el Gobierno de Chile ha elaborado medidas asociadas, orientadas a las familias principalmente para disminuir el efecto de la crisis y no ha habido ayuda económica a empresas con amenazas de quiebra, ¿por qué? La respuesta es que la economía nacional se ha visto afectada por desequilibrios externos, la cual ha afectado el empleo, crecimiento y la balanza comercial. Y no se han presentado situaciones de crisis internas por carencia de regulación, al contrario nuestro modelo ha sido de alguna forma considerado para implementar parte de él en otros países.


EE.UU. se ha visto en la obligación de intervenir a través del tesoro adquiriendo acciones de las empresas afectadas, porque el origen de la crisis se debe como factor causal a la inexistencia de una regulación en el financiamiento de hipotecas en las financieras de este país.


Es increíble que las mayorías de las crisis internacionales hayan surgido por una regulación inadecuada, en este contexto Chile ha ido perfeccionando el funcionamiento de su mercado de capitales a través del tiempo. El hecho que se hayan corregidos las imperfecciones después de la crisis de la deuda externa en los años ochentas, en la que se transparentó la relación de deudas que tenían las empresas entre sí de un mismo grupo económico, permitió un gran avance.


Esta misma situación de interrelaciones de empresas y grupos económicos familiares fue el que profundizó la crisis económica de Corea y Japón en el caso de la crisis de Asia. Esto no nos debe dejar en un sentimiento de autocomplacencia, por el contrario debemos seguir buscando y perseverando en el perfeccionamiento de nuestra economía no sólo en el ámbito financiero sino que también en otros sectores productivos y de servicios.


Las autoridades relacionadas con la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financiera, Seguros y Valores, SERNAC y otras deben continuar perseverando en la regulación que permita proteger a las actividades económicas asociadas tanto a los sectores monetarios como reales.

Aún queda mucho por hacer, dado que cuando existe una debilidad en nuestra institucionalidad, existe la tentación de ejecutivos de aprovechar estos vacíos legales para explotar oportunidades de negocios para enriquecerse, escapando a principios éticos y profesionales. Es lamentable que cuando la sociedad se entera de estos acontecimientos, se tiende a perder la confianza de nuestras instituciones como ha sido el caso de Inverlink, MOP GATE, y recientemente el de cartelización de las cadenas de farmacias.

No hay comentarios.: