Profesional posgraduado en administración

11 de septiembre de 2018

ACTIVIDAD ECONÓMICA REGIONAL


La Región de Tarapacá tuvo un desempeño positivo en el crecimiento de su actividad económica de un 7,6% si se compara el segundo trimestre de este año respecto del 2017, siendo superada por las regiones de: Magallanes (10,2%), Maule (8,73%), O’Higgins (8%) y los Lagos (7,8%).  Este crecimiento en la Región ha sido liderado por el sector minero metálico debido al aumento de su producción, servicios financieros y empresariales, transporte, construcción donde destacan los estudios de ingeniería. El incremento del 7,6% es una tasa bastante atractiva en comparación al crecimiento nacional que para ese mismo periodo ha sido del 7,7%, si se toma como referencia el PIB trimestral a precio corrientes.

Sorprende en este último trimestre el desempeño de la minería, especialmente la construcción que en períodos anteriores había presentado variaciones de actividad negativa. No obstante, estos sectores aún no han sido significativos para el aumento del empleo, muy por el contrario, sino que han experimentado reducciones aumentando el desempleo.

Cabe preguntarse si se tendrá mejores tasas de empleo en la Región, y para ello se debe considerar la autorización ambiental para el proyecto de Quebrada Blanca, que involucra una inversión de US$ 5.000 millones y empleo de unas 10.000 personas para los primeros cuatro años; se han creado las expectativas de un mayor crecimiento de la Región, especialmente en construcción, industria, servicios financieros y todo lo que respecta al encadenamiento productivo y servicios que se dará en la Región. Si se recuerda que a mediados de los noventa se recepcionó inversión extranjera en la minería por un valor de US$ 3.300 millones aproximadamente, periodo que la actividad económica regional creció un 61,23% entre 1992 y 2000.

En otras palabras, se está expectante de una inflexión en la actividad económica de la región que tendrá su impacto en el empleo y en su crecimiento, especialmente porque actualmente se registra el 8% de desempleo, que implican 14.300 personas y, por otra parte, se debe tener presente a los 66.670 ocupados informales que registran en la Región, que deberían estar esperanzados en participar de este futuro incremento de la actividad económica, si ellos logran cumplir con los requisitos técnicos para ello.



14 de agosto de 2018

LA INTERDEPENDENCIA DE TARAPACÁ


En el contexto de globalización internacional la Región de Tarapacá debe situarse en su entorno internacional, no solo en lo geográfico, sino que también en función de su interrelación política, económica, social y cultural.

En lo político la Región es muy dependiente de decisiones centralizadas, las grandes decisiones en inversiones públicas las toman autoridades dependientes del Gobierno Central y solo un mínimo de recursos lo definen autoridades del Gobierno Regional. Por otra parte, enfrenta históricamente conflictos fronterizos con su país vecino, dependiente del Acuerdo 1904, y que hoy está en proceso de una demanda marítima en la Corte Internacional Justicia de La Haya interpuesta por Bolivia.

En lo económico es una de las regiones con mayor interdependencia externa, los grandes inversionistas de las empresas que explotan yacimientos mineros son extranjeros proveedores de Asia, Canadá y EE. UU. La gestión comercial de mayor volumen, zona franca, es internacional con una dependencia de países proveedores asiáticos, americanos y europeos, y los clientes del cono central de Sudamérica. Por otra parte, sus exportaciones se destinan principalmente a Asia, Europa, América Latina, EE. UU. entre otros.

En lo social y cultural, la región es muy diversa por la gran cantidad de etnias que existen, provenientes de distintas latitudes por la gestión de empresas en zona franca y de otros países latinoamericanos, más las propias originarias de la región, existiendo una verdadera integración entre los descendientes a partir de sus actividades educativas en establecimientos educacionales. También la sociedad es afectada permanentemente por el narcotráfico, cuyas drogas provienen desde Bolivia y Perú, clorhidrato de cocaína o derivados.

Tarapacá es muy interdependiente, tal vez es la región más internacionalizada del país, ésta deber ser analizada para evaluar sus oportunidades y desafíos, su estrategia debe considerar el desarrollo de nuevas ventajas competitivas para continuar enfrentando la globalización y escenarios futuros, siendo un gran desafío para la Región.






31 de julio de 2018

Tercera Edad en Tarapacá


La conformación etaria de la población mayor a 50 años en Tarapacá posee una concentración de la población cercana al 20%, con proyecciones a un aumento en el futuro. Esto obliga a la Región enfrentar nuevos desafíos para los próximos años, desde el punto de vista de la salud y empleo.

Desde ya, el servicio de salud pública va a requerir la especialidad en geriatría en el área médica y profesionales de enfermería, kinesiología, terapia ocupacional, e incluso, servicios especializados de la tercera edad tales como casas de reposo de atención y entretenimiento diurno y otros más especializados con servicios de 24 horas.

Respecto a servicios de apoyo financiero, debería privilegiarse el acceso a la banca, no en función de la edad, sino a la capacidad de generación de ingresos. Lo mismo, respecto a los sistemas previsionales, la persona de la tercera edad al contar con salud, le conviene continuar activo con la finalidad de no ocupar los fondos ahorrados en su sistema previsional, con la finalidad de cubrir su mayor longevidad promedio que actualmente es de 80 años para los hombres y 85 para las mujeres.

Por otra parte, pueden prestar servicios de tiempo parcial en empresas de servicios privados o instituciones públicas, cuya experiencia y conocimiento puede ser de interés para las  empresas o instituciones, especialmente las asociadas a la experiencia para asistir procesos de toma de decisiones, teletrabajo o combinación de trabajo presencial y a distancia, con la experiencia y conocimiento de una vida laboral previa, dado que gran parte de la población que se está incorporando a la tercera edad posee las competencias computacionales para prestar este tipo de servicio y también pueden optar a la capacitación necesaria para facilitar su inclusión laboral, lo que podría ser reforzado con una política de Responsabilidad Social Empresarial o Institucional. 

Esto involucra un cambio cultural para todas las edades en el sector laboral, complementándose con la flexibilidad y disminución de horarios de las jornadas para la tercera edad.

Los programas de emprendimiento y subsidio en el empleo que hoy existe para jóvenes y mujeres podrían ser ampliado para personas de la tercera edad que aún no deseen retirarse a su merecido descanso jubilar.







18 de julio de 2018

EFECTOS EN TARAPACÁ DE LA GUERRA COMERCIAL CHINA - EE.UU.




Hace pocas semanas se hizo efectiva la amenaza del presidente Trump de subir los aranceles a las importaciones estadounidenses de productos provenientes de China, que pretende corregir el desbalance comercial bilateral de EE. UU. con este país. El aumento de los aranceles al acero, aluminio, paneles solares, productos tecnológicos, automóviles, entre otros, hasta un 25%. Por otra parte, se ha dado a conocer que EE. UU. aplicaría aranceles adicionales a China del 10%, minimizando aún más el intercambio comercial con China.
Esta política proteccionista estadounidense procura aumentar la oferta interna de sustitución de importaciones, buscando en forma artificiosa un mayor nivel de producción interna con menor nivel competitivo mundial, a pesar de estar casi en pleno empleo, causando un menor bienestar para sus consumidores a un mayor precio interno, con una presión inflacionaria inicial. Por otra parte, China ha respondido de una forma similar con medidas de represalias a productos agrícolas. No obstante, muchos de los productos que exporta China a EE. UU. poseen partes, piezas y componentes que son producidos por transnacionales norteamericanas que son producidos en distintas partes del mundo, que solo buscan una mano de obra más barata que los ensambla, donde trabajan activamente manos de obras especializadas en empresas como IBM, Apple, Google, Facebook, Amazon, Intel.
Es muy probable que haya una disminución del comercio global, y esto implicaría un deterioro de los términos de intercambio para Chile (relación de precios bienes exportable e importables), dado que la oferta de exportaciones instaurada en las últimas décadas se implementó para un mercado global de un tamaño dado, que podría reducir su volumen de intercambio si la guerra comercial se escalonara a otros flujos de comercio de EE.UU con Unión Europa, Rusia, India, después de las denuncias que han hecho éstas a la OMC en contra de EE. UU. De hecho, podría disminuir el precio del cobre y otras materias primas, esto afectaría a la economía de la Región de Tarapacá en sus exportaciones y en el encadenamiento productivo interno de la industria que le presta servicios al sector minero. Sin embargo, todo podría verse mejorado si EE. UU. y China negociaran su desequilibrio comercial, a partir de una cooperación bilateral de carácter político, especialmente si al interior de EE. UU. se presiona al ejecutivo para acceder a un acuerdo negociado.

LA ECONOMÍA BRASILEÑA Y TARAPACÁ



Se esperaba que la economía de Brasil tuviera un crecimiento alrededor del 3% para el presente año, estas expectativas se fundamentaron durante el 2017 porque logró aumentar su actividad en 1%. No obstante, durante este primer semestre no ha logrado el dinamismo adecuado para sostener un aumento de su crecimiento, proyectándose para el presente año un crecimiento cercano del 1,7 %.
La crisis que tuvo en 2015 y 2016, la peor de su historia calificada así por muchos economistas al caer su PIB en 7 puntos, con una balanza comercial negativa que comenzó a recuperarse en forma sostenida a partir de abril de 2016, no ha sido suficiente para lograr el reinicio de una senda de crecimiento más estable para los próximos años.
El índice de producción industrial ha vuelto a tener el comportamiento de la crisis del 2015 y 2016, solo a fines del último trimestre del 2017 tuvo un periodo estacional de recuperación, pero nuevamente se ha reducido, derivado de la caída de la construcción y del consumo interno.
El índice de confianza empresarial está bajo aún, producto de la incertidumbre de las elecciones presidenciales del presente año, donde no se tiene claro en términos de expectativas de quién será el próximo ejecutivo con su respectivo programa de gobierno. Algo similar ocurre con las expectativas de los consumidores que no ha logrado remontar como los años anteriores a la crisis. Y además el desempleo, aún se mantiene sobre los dos dígitos cercano al 13%, El bajo dinamismo del consumo interno ha afectado el uso de le potencialidad de su capacidad productiva.
A pesar de estas cifras, el sector económico agronegocios se mantiene bastante activo, podría ser muy significativo para los próximos años, derivado de la guerra comercial que se podría desatar entre EE. UU. y China. Brasil sería un excelente socio comercial para esta última, con las inversiones que ha ido realizándose con recursos de capitales chinos, entre los años 2003 y 2016, donde Brasil captó el 56,4% de lo invertido en la Región Latinoamericana.
Se destaca el hecho que los estados brasileños Acre, Mato Grosso, Mato Grosso del Sur y Rondonia se complementan con los departamentos bolivianos del Beni, Pardo y Santa Cruz, poseen como actividad principal el agronegocio, y al ser limítrofes con Bolivia y Paraguay, significaría una mayor actividad para ZOFRI


DEVALUACIÓN DEL PESO ARGENTINO Y EFECTOS EN TARAPACÁ



En los últimos meses ha ocurrido la pérdida del valor de la moneda argentina, para analizar los efectos que tienen para la región de Tarapacá, primero se expondrán las causas de la devaluación:

La inflación histórica de Argentina, derivada de un gasto público que supera la recaudación tributaria, nuevamente se ha hecho presente con un 25% durante 2017, como ha ocurrido en sus reiteradas crisis económicas.

La política fiscal de reducción lenta del gasto público no ha sido suficiente para controlar la pérdida del valor de su moneda. A pesar del aumento de la deuda pública externa, que ha ido deteriorando su posición económica internacional.

El deterioro histórico de la industria exportadora de Argentina por su política de desarrollo económico hacia dentro, heredada de su historia nacionalista y con su reforzamiento en los gobiernos de Kirchner y Fernández, siendo un país cada vez menos competitivo a nivel internacional, que privilegió la sustitución de importaciones, con alteraciones en el sistema de precios, mediante aranceles a las exportaciones, usando la estructura arancelaria de Mercosur para continuar con el aislamiento de la industria nacional de la competencia internacional.

La creencia del paradigma que mantenerse aislado, pueden evitar las crisis internacionales externas, desconociendo que la verdadera causa está en su desequilibrio económico endógeno e histórico. El hecho de no lograr el control del aumento de los salarios del sector privado y público por expectativas inflacionarias, trae consigo una de las causas inflacionarias más difíciles de controlar. Además, presionada fuertemente por el aumento de los precios de los servicios básicos de transporte público, electricidad, gas, combustible, los que representan un alto porcentaje, un tercio, de los salarios de gran parte de los argentinos.

La pérdida del poder adquisitivo de la moneda argentina afectará a la Región de Tarapacá de la siguiente manera:

Menor actividad turística para los meses de verano, en comparación a lo ocurrido en los veranos del 2015 y 2016, debido a la devaluación de la moneda, reforzado por el aumento del peso chileno, derivado principalmente por el alza del precio del cobre.

Menor compra de bienes de consumo a zona franca, la pérdida de valor del peso argentino afectará a los países vecinos pequeños, integrantes del Mercosur Paraguay y Uruguay, por el intercambio comercial entre estas economías con Argentina.





COMPORTAMIENTO DE EMPLEO REGIONAL (TRIMESTRE FEBRERO ABRIL 2018)




El 31 de mayo pasado se dio a conocer la situación de empleo de la Región de Tarapacá para el trimestre febrero abril 2018, cuya tasa de desocupación es del 9,0% superando a la nacional en 2,3%, siendo nuevamente la mayor diferencia de los últimos cuatro años, situación que ocurrió también en el trimestre móvil anterior. Esto fue causado por el aumento de los desocupados, especialmente por el menor empleo de los sectores de la minería, construcción y otros servicios.
Si se considera los principales sectores con variación anual negativa, los sectores que disminuyeron el empleo fueron: la minería con 3.400 menos empleados, la construcción 2.800, otras actividades y servicios 2400, comercio 1.300, Información y comunicaciones 1.100.
Por otra parte, y continuando con análisis de variación anual, los sectores que aumentaron su ocupación corresponden a: agricultura y pesca 3.300 empleados, industrias manufactureras 2.000, enseñanza 1.800, actividades de servicios administrativos y apoyo 800, suministro de agua 600, actividades profesionales y científicas 500 y suministro de electricidad 500.
Si los antecedentes anteriores de empleo, se comparan con el índice de actividad económica regional del trimestre enero -marzo del 2018, en comparación a igual periodo del 2017, la actividad en general disminuyó en 3%, los sectores que más se contrajeron respecto del semestre anterior, fueron pesca; construcción; comercio, restaurantes y hoteles; industria manufacturera. En cambio, los sectores que presentaron un dinamismo positivo fue servicios financieros y empresariales; minería.
La situación de desempleo, aún es afectada por la disminución de la actividad económica del 3% del año anterior, que ha sido fuertemente influenciada por la minería. No obstante, se puede apreciar que levemente este sector se está recuperando en términos de producción, pero aún no se aprecia en aumentos de empleos estables.
Se destaca el hecho que para los trimestres febrero a abril del 2015 tuvo 15.600 empleados, para disminuir en los años 2016 a 14.700 y recuperar en el año 2017 superiores a 16.000 personas, cayendo nuevamente a inicios del 2018 a los 12.800 empleados. La Construcción también ha tenido un comportamiento de altos y bajos, a inicios del 2015 con 14.300 personas empleadas, para aumentar en el año 2016 a 15.600 y caer en 2017 a los 15.400, y para este año a 12.600.



,

COMPORTAMIENTO DE VENTAS ZOFRI 2017




El siguiente comentario es un análisis del desempeño de ventas del sistema franco del año 2017, que es muy similar al realizado en la columna de opinión publicada el 18 de abril del año pasado que consideró el período de análisis 2016 respecto del 2012, este último fue el mejor año operacional de zona franca desde 1990 y por ello se considera como base de análisis. Durante el 2017 se logró vender la suma de US$ 4.013 millones que representa un 94% respecto del 2012, lo que es un gran logro, porque supera a las ventas de los años 2014, 2015 y 2016. Se destaca que además implica un aumento del 15,65 % con relación a lo logrado el 2016, es un gran resultado para el sistema franco si se compara con el reducido crecimiento del PIB nacional del 1,5%, más aún porque las ventas del sector comercio nacional crecieron 2,5% y las ventas industriales disminuyeron en 0,1% durante el 2017.
Se puede identificar que los rubros que presentan un mayor dinamismo en comparación al 2012 corresponden el automotriz, productos electrónicos, textil, calzados, artículos de librería y oficinas, artículos y elementos deportivos, bicicletas, joyería, todos ellos con un crecimiento por sobre el promedio del sistema. Destacan entre estos, los rubros que tuvieron una recuperación significativa en comparación al 2016 el automotriz (20,48%), calzados (19,25%), artículos deportivos (30,77%) y productos químicos. Este último logró un aumento del 80% en comparación del 2016, siendo el rubro que más creció y que resultó con el mejor desempeño.
Los sectores que han estado estancados durante los años 2014 al 2016, se relacionan con la actividad económica industrial como neumáticos, combustibles y lubricantes, materiales para la construcción, insumos para la industria. No obstante, la mayoría han iniciado una reactivación durante 2017 en relación con el 2016, con excepción de materiales para la construcción que continúa deprimido con una venta anual de US$44 millones, habiéndose logrado vender en 2012 la suma de US$ 63 millones y durante 2016 US$ 46 millones.
En los mercados de destinos de ZOFRI registran que el Producto Bruto anual de 2017 en Bolivia creció cercano al 4,2%, Paraguay 4,3% y Brasil 1,1%. El principal incremento, si se compara por destino de las ventas con el 2016, fue zona franca de extensión (18%) y resto del país (34%), en cambio el extranjero solo registró un 8,4% de crecimiento.




Desarrollo Regional




Por lo general cuando se consulta sobre temas económicos regionales generales se tiende hablar prioritariamente del crecimiento económico regional, sin embargo, no se frecuenta de conversar acerca del desarrollo regional. Desde el punto de vista de la teoría del bienestar, desarrollo económico se asocia justamente en cuánto ha aumentado la solución de los problemas sociales de las personas.
El Indicador de desarrollo regional (IDERE), está basado en el Índice de Desarrollo Humano y en Chile se elabora con la finalidad de evaluar la situación a nivel regional como una medida aproximada al concepto de desarrollo regional. Se basa en un indicador comparativo que permite ver la situación relativa entre regiones en seis dimensiones: a) Educación, b) Salud, c) Bienestar Socioeconómico, d) Actividad Económica, e) Conectividad y f) Seguridad. Además, con estos indicadores se puede orientar la asignación de recursos derivadas de políticas públicas regionales y verificar si ha se sido eficiente y efectivo en la solución de los problemas que afecta a la población.
La Región de Tarapacá se ubica en la quinta ubicación del IDERE global entre las regiones, superada por la Región Metropolitana, Antofagasta, Valparaíso y Magallanes las se consideran con mayor desarrollo, Tarapacá es la primera entre las que están en desarrollo intermedio, lo que es aceptable como región extrema si se compara con Arica y Parinacota que registra en 12° lugar.
En salud se destaca por su tercer lugar, donde se mide la accesibilidad a la salud, nutrición y mortalidad infantil, consultas de morbilidad al sector público, en otras palabras la longevidad de las personas; Luego en cuarta ocupación está en bienestar socio económico que contempla estándares asociados a la calidad de vida, ingresos, calidad de la vivienda.
En conectividad está en el quinto puesto, considerando tanto  vial como  comunicaciones e incluso la virtual; En  actividad económica la Región está en el sexto lugar, mide si el entorno posee una economía sana, estable con empleos durables y estables que aseguren la calidad de vida. Los puntos más débiles se encuentran en educación y seguridad, la primera con un séptimo nivel donde se considera la accesibilidad, el rendimiento SIMCE, matrículas de todos los niveles de educación, escolaridad; y la segunda con el penúltimo lugar, que mide si se dispone de un entorno seguro y confiable, definitivamente la seguridad es la mayor debilidad de Tarapacá entre las dimensiones del IDERE.



Estrategia Regional de Desarrollo de Tarapacá




Han transcurrido siete años desde el inicio de la aplicación de la Estrategia Regional de Desarrollo de Tarapacá  2011 – 2020, y próximamente se deberá plantear si la visión propuesta se lograría alcanzar al 2020:
“Ser una región internacionalizada, dinámica y desarrollada, con liderazgo en la gestión de su proceso de descentralización regional, eficiente, responsable, equitativa, fundamentada en una población sana, educada, inclusiva e integradora, y con característica de capital humano competitivo y pertinente a las necesidades productivas y de servicios de la región. La consolidación de sus áreas productivas estratégicas: industrias proveedoras de la minería, pesqueras y acuícolas, logísticas, comerciales, turísticas y agrícolas autosustentable, a través de una integración e interrelación de estas mediante un encadenamiento productivo regional competitivo, enfatizando tres sectores como desarrollo de clusters: minería, turismo y logística. Estar dotada de una Plataforma de Infraestructura y Servicios con competitividad internacional, con disponibilidad de fuentes alternativas de energía y recursos hídricos.”
De acuerdo a la visión propuesta, se puede prever que no se ha avanzado en aspectos de descentralización, se esperaba que Tarapacá sería la región piloto para este propósito. La internacionalización regional ha tenido un revés en la actividad comercial con Bolivia, disminuyendo las reexpediciones de zona franca, y además la paradiplomacia no ha sido efectiva para mitigar las relaciones políticas complejas entre Chile y Bolivia. La formación de capital humano aún mantiene el talón de Aquiles por el bajo rendimiento en la educación básica y media, afectando a la educación superior para formar recursos humanos de alta calificación. La instalación de una industria proveedora de la minería ha tenido un estancamiento por la reducción del precio del cobre, afectando el empleo y la actividad económica regional, y además, no se aprecian avances significativos en la consolidación de clústeres mineros, logístico y turismo
En fuentes alternativas de recursos hídricos no se ha avanzado, se puede señalar que se han ido implementando fuentes de energías alternativas producto de inversiones privadas. En otras palabras aún falta mucho por hacer para lograr la visión propuesta para la Región.